Una Panga De Cristian Gallardo lleno con Medusas

Aguamalas en la playa/ Jellyfish on the beach

Medusas/Jellyfish in a holding tank at the Cooperative “Mar De Alto Golfo”

Medusas/Jellyfish at the Cooperativa “Mar De Alto Golfo”

 

Con el clima más cálido acercarse a los pescadores de El Golfo, tomar ventaja de la temporada de medusas breve.
El Golfo, cobró vida rápidamente en respuesta a los de la breve oportunidad y entró en acción. Barco y el tráfico de remolque eran pesados en las carreteras de acceso a la playa y al menos una colisión se informó, debido a la congestión.
Los compradores se encuentra en las calles y se congregaron en la playa frente al Hotel Las Conchas, para recibir la captura en toneladas de medusas con destino a la exportación a China se produjo en las pangas llenas a capacidad.
Las estrictas reglas de captura estaban en su lugar. Sólo durante el día la pesca y las capturas de todos los se realizaron con redes de mano.

English Translation

With the warmer weather approaching the fishermen in El Golfo take advantage of the brief Jellyfish Season.El Golfo came alive quickly in response to the brief opportunity and sprang into action. Boat and trailer traffic were heavy on access roads to the beach and at least one collision was reported due to the congestion.Buyers situated themselves on the streets and congregated on the beach in front of the Las Conchas Hotel, to receive the catch as tons of Jellyfish bound for export to China came in on the pangas filled to capacity.Strict catch rules were in place. Daytime fishing only and all catches were conducted with hand nets.

 

 

Pangas en la playa pescando Aguamala

Panga returns loaded with Jellyfish/Llegaron La Panga Cargado con Medusas

Pangas and Fishermen Congregate on the Beach with Jellyfish catch

llevando pangas de la playa

 

 

Comments are closed.

A Look At Fisheries Conservation: A People First Strategy

Spring in El Golfo De Santa Clara is an amazing time of year. A blend of elements that tilts toward a natural perfection. Desert sea and sky converge on a sacred canvas and it becomes clear that God alone holds the brush and pallete. It is only fitting that during this time of year the Gulf Corvina Migrate past El Golfo De Santa Clara on their way to the northenmost portion of the Sea of Cortes.

There is a rhythm to life in El Golfo, an ebb and flow of tension and resolution. The Earth and Moon exert their force to create an impressive tidal fluctuation.  The dance has gone on for millenia. Now the corvina surge toward the ancient spawning grounds of the delta of the once mighty Colorado River. The fishermen of El Golfo take their place on the grand canvas of the Sonoran Coast. They launch their pangas against the tide to be at the fishing grounds when the tide goes out again. If they are fortunate they only need to cast their nets once, If they are not they will only have one more chance before the tide is against them again and they must return home. They are part of the Rhythm of life, they are part of nature.

Therefore it seems counterintuitive that, of the vast amount of published material  available for public consumption regarding the protection of fisheries in the Alto Golfo, very little of it focuses on the most precious resource that God’s divine intervention has to offer, That is to say,  the people of El Golfo De Santa Clara. A discussion, of any gravity, regarding the protection of fish, sea mammals, crustaceans or water fowl without first discussing the conservation of the culture, moreover the very existence, of the people of El Golfo would be a false discussion on its face.

The Blogs, articles, videos and other published works of the political activists, environmental organizations and universities that pervades the internet, are rife with platitudes championing the desire for creating sustainable fisheries for the people. Upon analyzing the bodies of work in aggregate you quickly recognize their disingenuousness as, glaring. Their concern is “Fish First” Not People.

The paradigm of those that would regulate commercial fishing in the Alto Golfo is that of disdain for the fisherman and people in general. The philosophies of the environmentalist conclude that, people are the problem.  Do not be mistaken, the end game is to eliminate man’s footprint on nature as they consider man to be unnatural.

Those concerned with the survival of animal species in the upper Sea of Cortez would be “spot on” if they turned their attentions to the U.S Government which has usurped a major part of the national heritage of the Mexican people. By stopping the flow of the sweet water from the Colorado River into the delta, The United States of America has decimated the spawning grounds of many fish species that are economically important to the people of El Golfo De Santa Clara, and of Mexico as a whole.

The environmentalist’s political agendas are more quickly realized by taking advantage of the economic conditions of the indigenous coastal populations. They create “Buyback programs” (funded with U.S.  Tax payer dollars) designed to swindle away the fishermen’s rights to fish the waters of the Gulf of California by separating him from his equipment, and commercial fishing permits.

Through sharp dealing by those that put “fish first”, the cultural heritage and identity of the local fishermen are slowly being stripped away. With promises of increased tourism and other business opportunities awaiting them, the fishermen and their livelihood are quickly parted.  One of the more recent schemes to eliminate fishermen was the boondoggle of paying the fishermen money for their fishing rights and then selling them on the concept of building small cabanas to rent to the tourists. But alas there is no tourism to speak of and now the village is dotted with little cabanas that go empty most of the year.

Until the common interests of all stakeholders center Firstly, and most importantly, on the wellbeing of the people of El Golfo De Santa Clara and maintain that, Commercial fishing is an inalienable cultural right, there will be no lasting solution to sustaining fisheries in the region.

The Lupita O back from a fishing trip with the owner Roberto (right) and crew 2011
The Lupita O back from a fishing trip with the owner Roberto (right) and crew 2011

Una mirada a la Conservación de la Pesca: Una estrategia de “primero la gente”

Primavera en El Golfo de Santa Clara es un momento increíble del año. Una mezcla de elementos que se inclina hacia una perfección natural. Desierto de mar y el cielo convergen en un lienzo sagrado y se pone de manifiesto que sólo Dios tiene el pincel y la paleta. Es lógico que en esta época del año, la Corvina del Golfo Migrar pasado El Golfo de Santa Clara en su camino hacia la parte northenmost del Mar de Cortés. Hay un ritmo a la vida en El Golfo, un flujo y reflujo de la tensión y resolución. La Tierra y la Luna ejercen su fuerza para crear una fluctuación de las mareas impresionantes. La danza se ha prolongado durante milenios. Ahora, la corvina aumento hacia las antiguas zonas de desove del delta del río Colorado una vez poderoso. Los pescadores de El Golfo, tomar su lugar en el gran lienzo de la costa de Sonora. Lanzan sus pangas contra la corriente para estar en las zonas de pesca cuando la marea vuelve a salir. Si son afortunados sólo tienen que echar las redes una vez, Si no es así, sólo tendrá una oportunidad más antes de que la marea está en contra de ellos otra vez y debe volver a casa. Ellos son parte del ritmo de la vida, son parte de la naturaleza. Por lo tanto, parece contradictorio que, por la gran cantidad de material publicado disponible para el consumo público con respecto a la protección de la pesca en el Golfo Alto, muy poco de él se centra en el recurso más valioso de la intervención divina de Dios tiene que ofrecer, es decir, la pueblo de El Golfo de Santa Clara. Una discusión, de cualquier gravedad, en relación con la protección de los peces, mamíferos marinos, crustáceos o aves acuáticas sin discutir primero la conservación de la cultura, por otra parte la existencia misma, del pueblo de El Golfo, sería una discusión falsa en su cara. Los blogs, artículos, videos y otros trabajos publicados de los activistas políticos, organizaciones ambientalistas y universidades que se extiende por Internet, están plagados de lugares comunes defendiendo la voluntad de la creación de pesca sostenible para el pueblo. Al analizar los cuerpos de trabajo en su conjunto a reconocer rápidamente la falsedad tan manifiesta. Su preocupación es “pescado de inicio” no personas. El paradigma de las que regirían a la pesca comercial en el Golfo Alto es la de desprecio por los pescadores y la gente en general. Las filosofías de los ecologistas concluyen que las personas son el problema. No se equivoquen, el final del juego es eliminar la huella del hombre sobre la naturaleza, ya que consideran al hombre que es antinatural. Quienes se preocupan por la supervivencia de las especies animales en el Mar de Cortés superior sería “el clavo” si dirigieron su atención al Gobierno de EE.UU. que ha usurpado una parte importante del patrimonio nacional del pueblo mexicano. Al detener el flujo del agua dulce del Río Colorado, en el delta, los Estados Unidos de América ha diezmado las zonas de desove de muchas especies de peces que son económicamente importantes para el pueblo de El Golfo de Santa Clara, y de México en su conjunto . Las agendas políticas de los ambientalistas están más rápidamente se dio cuenta al tomar ventaja de las condiciones económicas de las poblaciones costeras indígenas. Crean “los programas de recompra” (financiado con dólares de EE.UU. contribuyente) diseñados para estafar a retirar los derechos de los pescadores a pescar en las aguas del Golfo de California que lo separa de su equipo, y los permisos de pesca comercial. A través del trato fuerte por aquellos que ponen “primer pez”, el patrimonio cultural y la identidad de los pescadores locales están siendo lentamente arrancado. Con promesas de aumento del turismo y otras oportunidades de negocio que les esperan, los pescadores y sus medios de subsistencia son rápidamente se separaron. Uno de los planes más recientes para eliminar los pescadores fue el despilfarro de pagar el dinero que los pescadores y luego los vendía en el concepto de construir pequeñas cabañas para alquilar a los turistas. Pero, por desgracia no hay turismo que hablar y ahora el pueblo está salpicado de cabañas pequeñas que van vacías la mayor parte del año. Hasta que los intereses comunes de todas las partes interesadas centramos En primer lugar, y lo más importante, en el bienestar de la gente de El Golfo de Santa Clara y otras comunidades similares aldea de pescadores en el Mar de Cortés y que la pesca comercial de estas comunidades se identifica como un derecho inalienable culturales derecho, no habrá solución duradera para el mantenimiento de la pesca en la región.

Comments are closed.